Foto: Bigstock

Nuestros espacios protegidos cuidan y favorecen el acceso a la que es probablemente la mayor variedad de ambientes del continente europeo. Estos ambientes incluyen paisajes volcánicos desnudos, una gran variedad de bosques, estepas y semidesiertos, pastizales y dehesas, cultivos de secano y parameras, humedales costeros e interiores, ríos, playas, acantilados e islotes, bosques y praderas submarinas.

En esta sección incluiremos una descripción de los principales ambientes presentes en nuestros espacios protegidos como reflejo del rico patrimonio natural que contienen.