Hoy viajamos a Navarra para conocer uno de sus 3 parques naturales: el de Urbasa y Andía.

Este espacio protegido, que debe su nombre a las sierras de Urbasa y Andía, fue declarado en 1997 para proteger los grandes valores geológicos, biológicos, paisajísticos, arqueológicos y culturales contenidos en sus más de 21.000 hectáreas, con el fin de hacerlos compatibles con los aprovechamientos tradicionales (pastoreo y madera) e incorporar otros usos, como el del ocio en la naturaleza, que cada vez era más habitual en estos montes.

Si algo hay destaca en este espacio protegido, además son los bosques de hayas, que dieron madera durante siglos a esta región y a gran parte del país, y que en la actualidad, siguiendo lo establecido por el proyecto de ordenación de estos montes, siguen proporcionando este recurso.

Estos bosques, con sus ejemplares centenarios, se han convertido en un gran atractivo turístico que, sobre todo en otoño, trasladan a los visitantes a un mundo de fantasía, entre grandes bolos de roca caliza, bajo la copa de estos árboles cargados de magia e historia.

Después de este adelanto, no nos cabe duda que te quedarás con ganas de visitar el Parque Natural de Urbasa y Andía.

En el episodio de hoy de Vidas Protegidas conoceremos a Monika y Patxi.

Estos hermanos, del pequeño pueblo Navarro de Eulate, son la cuarta generación de una familia de pastores que, siguiendo la tradición, suben cada primavera con sus ovejas latxas a los prados altos del Parque Natural de Urbasa y Andía. Allí, envueltos en un sentimiento de libertad, nuestros protagonistas pasarán el verano con sus ovejas, ordeñándolas a mano hasta que el frío comience a sentirse para, de nuevo, retornar al pueblo con todo el rebaño para protegerse del crudo invierno. Quédate a ver el episodio y acompáñanos en esta trashumancia para conocer más sobre su trabajo y el vínculo de estos apasionados pastores y queseros con este espacio protegido.